I create cool stuff (which mostly means digital products). Follow me on Twitter or Instagram!

Adiós

Jun 6  ·  2 min read

La conocí en la parada del tren. Hace ya cuatro meses desde que cruzamos caminos. Hoy, incluso en junio, el tiempo sigue evitando que los turistas salgan a las terrazas y las familias se tumben en el parque. Pero hemos sido felices.

Quedan tantas cosas por descubrir, y tan poco tiempo para hacerlo con ella. Queremos que la intensidad de los días firme con su sello cada uno de los momentos especiales que nos quedan aquí. Confiamos en que el reloj nunca dé las doce y se diluyan nuestros zapatos de espejismo. Soñamos con que en la mañana el sol siempre vuelva a relucir.

Siempre nos gustó lo auténtico. Como irse a gélidas ciudades a pasar el invierno y a áridos desiertos a pasar el verano. Me he vuelto adicto a la aventura, a tu aventura, a nuestra aventura. ¿Sabes esos días en los que las palabras solo fluyen? Ya es algo cotidiano.

Nos retroalimentamos de sentimientos de grandeza y felicidad. Nos reconocemos el brillo de la libertad en los ojos cuando nos miramos reflejados en el lago. Nos hemos encontrado, nos hemos encontrado el uno al otro y en cada uno de nuestros interrogantes. No hay vuelta atrás. Hemos probado el pata negra y ahora el bocadillo de la merienda nunca volverá a saber igual.

Desde mi clase de Data Science se ve el aeropuerto. Es el último piso de un edificio sito en la ladera de una pequeña colina, que observa incesantemente el tráfico aéreo de cada una de sus tres pistas de aterrizaje. Solía pasar las horas muertas tras clase en el pasillo viendo aviones aterrizar y despegar, siguiendo las maniobras de aproximación final, imaginándome la historia de algún pasajero. Ahora yo estoy en uno de esos aviones, y alguien desde el pasillo de la planta L del edificio Y13 ve despegar mi Airbus A320 con rumbo a casa y se imagina mi historia. La mía, la de muchos, la de tantos que despegamos susurrándole entre lágrimas “adiós” al amor de nuestras vidas, solo porque sabemos que nada es para siempre, que es inútil luchar contra el tiempo; y, que, a veces, solo hay que dejar ir.

Hasta pronto, Züri.

Oh, and by the way!

If you wanna keep up to date with my new posts and public launches and all that stuff (fuck, no, I won't send spam, why would I do that) please consider subscribing for free:

You can obviously unsubscribe anytime with a single click.

Comments

comments